¿Por Qué El Que Nace Para Maceta No Pasa Del Corredor? Parte 2





La Visión la aporta Dios, pero la Misión la cumplimos nosotros.

Aquellos con visión ven posibilidades donde otros ven imposibilidades. Para cumplir una visión, debes tomar los límites de tu pensamiento. La visión comienza desde adentro. Mira detrás de ti, ¿Qué has aprendido? ¿Qué has estudiado? Mira por delante de ti ¿Cuál es el panorama general? ¿Quiénes te rodean? Mira por encima de ti mismo, ¿qué espera Dios de ti?

Las grandes visiones son más grandes que una persona. Mira a tu lado, ¿qué recursos están disponibles para ti? Una visión debe ser mayor que la persona que la tiene. La visión es más que una imagen mental del futuro. Visión ve un futuro mejor y más deseable y proporciona la dirección y la motivación de los combustibles para su logro.

La visión es lo que vemos, pero también es la forma en que vemos. La visión es la lente que interpreta los acontecimientos de nuestra vida, la forma en que vemos a las personas y nuestro concepto de Dios. Si tenemos un rasguño en nuestras gafas, puede parecer que todo el mundo alrededor de nosotros tenga arañazos, pero el problema realmente radica en nosotros porque nuestra visión está deteriorada.

Jesús dijo que nuestros ojos son las ventanas de nuestro corazón. Pablo oró para que los ojos de nuestro corazón sean iluminados. En otras palabras, percibimos con nuestros ojos, pero vemos con nuestros corazones. Nuestras mentes reciben imágenes de nuestros ojos, pero nuestro corazón interpreta estas imágenes. Si nuestro corazón se vuelve amargo, celoso, egoísta, jactanciosos, herido o de algún modo infectado, la lente de nuestro corazón se distorsiona. Lo que percibimos que está sucediendo y lo que realmente está pasando podría ser dos cosas completamente diferentes. Esta es la razón por la cual la Biblia dice: "Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida" (Proverbios 4:23)

La forma en que vemos la vida puede sentirse y parecer real, o tener un perfecto sentido… pero ¿alguna vez has visto una película y te has metido totalmente en ella? Experimentas todas las emociones de la vida real. Incluso termina la película y todavía la sientes en ti, pero era sólo una película. Nunca fue real. La verdad es que vemos lo que creemos que es verdad. Otra manera de decirlo es que, si usted tiene un pretexto equivocado, mal entenderá el contexto.

Una de las razones por la que muchos de la deriva a través de la vida y terminan en las rocas de la devastación es porque no tienen visión. Tienen su propia forma de hacer su vida, lo que los engaña y creen que están progresando porque pueden ver el movimiento a su alrededor, pero ese movimiento no es progreso. Es simplemente movimiento.

El progreso no viene de la vista, sino de la visión. Es una lástima que no haya una herramienta para revisar nuestra visión, usted puede tener vista 20/20, pero ¿Cuál es su visión? Tener visión es una bendición, es verdaderamente un regalo. Creo que todos tenemos el don; Sólo se necesita esfuerzo para aprender a aplicarlo en nuestras vidas.

El otro día leí acerca de un hombre que: cepillaba sus dientes dos veces al día, iba al doctor dos veces al año a chequearse, usaba sus botas cuando llovía, dormía con las ventanas abiertas para tomar aire fresco, llevaba una dieta de vegetales y frutas frescas, dormía por lo menos 8 horas todas las noches, nunca fumaba, bebía o perdía su temperamento, se ejercitaba fielmente todos los días, trabajaba duro y ahorraba cada dólar que ganaba, estaba preparado para vivir cien años — ¡Pero murió a los 25!

Dicen que su funeral se llevará a cabo el martes.  Le sobreviven 18 especialistas, cuatro institutos de salud, seis gimnasios, numerosas facturas de comida saludable y vitaminas y $1,000,000 en una cuenta de banco. Él cometió un solo error – olvidó tener visión.

También leí del hombre rico que mostraba sus tierras al nuevo pastor que estaba visitando su casa por primera vez.  Él lo llevó al patio y señalo al este, había cientos y cientos de acres de algodón. El pastor pensó que había una fortuna en algodón. Luego caminaron alrededor de la casa hacia el lado norte y había un gran corral, adentro debía haber cientos de bellos caballos. De nuevo el pastor pensó que debía haber una fortuna en esos finos caballos. Luego ellos caminaron al oeste y allá afuera tan lejos como los ojos podían ver, había una cosecha de maíz y de remolacha azucarera. Otra fortuna, pensó el pastor. Cuando fueron a la parte sur, de nuevo había una vista para contemplar debió haber habido miles o más ganado pastando en los campos.

-       ¿Bueno, que piensa? Preguntó el granjero. 

Agotados los cuatro rumbos cardinales el pastor señaló al cielo y preguntó: - ¿Qué acerca de los recursos en esa dirección?  - Bueno, Creo que no tengo muchos” fue la respuesta.

Como el hombre en la parábola de Jesús, su vida y negocio no tiene lugar para el Señor, él no solo había ignorado los diezmos de Dios, había olvidado a Dios.

No es raro que sin visión existan aquellos que cometen el error de olvidar las personas cuando están en posición de ayudarlos. La Biblia es clara en esto:

  • ·         Gálatas 6:10 “Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.”
  • ·         Filipenses 2:4 “no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.”


El regalo de Dios para usted es su potencial. Su regalo a Dios es lo que usted hace con ese potencial. Revisar, renovar y lograr la visión de su vida. Y no seamos una persona que tiene vista pero no hay visión.

La Biblia es muy clara que "sin fe es imposible agradar a Dios" (Hebreos 11: 6).

Si usted intenta funcionar de otra manera ignorando la fe, usted funcionará mal. Es por eso lo que la preocupación del impío lo lleva al miedo, hace que su vista no lo dejen ver la visión de su bendición. Caminan solos, generalmente arrastran en su desgracia al cónyuge, a los hijos. Dios le da, le provee, pero su falta de visión y fe en quienes lo rodean no le permiten llegar al goce de lo que Dios le tiene. Ellos son ciegos con buenos ojos, todo le causa incertidumbre y medo.

No importa lo que tengamos en frente, nuestra visión debe ir mas ella de lo que vemos, ella debe ser lo que soñamos. Nunca como cristiano debe tener miedo. Jesús estaba lleno de fe y Él era la persona más tranquila en la tierra. Durmió profundamente en medio de una tormenta. Cuando Sus discípulos asustados lo despertaron, les preguntó: "¿Todavía no tienen fe?" (Marcos 4:40).

Les estaba diciendo: "Si tienen fe, también podrás dormir durante una tormenta". Eso les dijo a ellos y se lo dice a hoy a Usted… "Si tienen fe, también podrás dormir durante una tormenta"

Aunque el mundo está lleno de sufrimiento, también está lleno de la superación. La persona más patética del mundo es alguien que tiene vista pero no tiene visión.

Ahora bien, en el Nombre de Jesús vengo hoy a ti Señor, para pedirte por ese hermano, esa hermana, ese hombre, esa mujer, si por todos aquellos que no logran tener una visión, los que igual de las imágenes de muchas iglesias tienen ojos pero no ven, oídos pero no oyen, Padre, Señor nuestro, toca, toca Padre santo esos corazones. Gracias Señor. Amen.

¿Entendiste el mensaje?... Porque si no seguirás siendo maceta en un corredor.