La Ventaja De Las Iglesias Pequeñas (Parte 1/3: Posición General)


Con mucha tristeza escuchaba la predicación de un pastor conocido mío, menospreciando las iglesias pequeñas. ¿Qué esto lo hace solo él? No, lo hacen muchísimas iglesias grandes y medianas (al hablar de tamaños hablo de numero de miembros). Pero llamar desde el pulpito para que los miembros de una iglesia pequeña abandonen su iglesia para irse a una grande... eso colma la paciencia de cualquiera; mas pareciera que aquel predicador a olvidado a nuestro enemigo común, Satanás.

En casi todos los factores de calidad pertinentes, las iglesias más grandes opinan desfavorablemente de las más pequeñas. Christian Schwarz (*) llego a esta sorprendente conclusión después de ejecutar el estudio más completo de crecimiento de la iglesia jamás realizado, que abarca más de mil iglesias en seis continentes. La investigación y las observaciones de los demás, junto con mi experiencia, confirman su validez.

Obviamente, la mayoría de los pastores evangélicos invierten todo su ministerio sirviendo en pequeñas iglesias. Pero si usted está entre esta mayoría, no tiene que sentirse mal.

Quiero sentar una primicia que deben tener muy en cuenta los predicadores y pastores detractores de las iglesias pequeñas y esta es que Dios no juzga pastores por sus números o logros, después de todo, Él ofrece los regalos, capacitación y oportunidades. Más bien, Él llama a cada uno para glorificarlo fielmente y servir dondequiera que Él escoge (1 Corintios 4:2). "Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel" El llamado de Dios debe tener prioridad sobre nuestra reputación y su carrera.

Claro, las pequeñas iglesias a menudo carecen de los miembros talentosos y casi siempre tienen una base financiera débil. La escasez de los niños a veces hace que sea difícil, si no imposible, tener una escuela de la iglesia. Las expectativas realistas para un crecimiento significativo de la iglesia pueden parecer limitada. Es fácil llegar a la conclusión de que una pequeña iglesia no puede ejercer la influencia en la comunidad que las grandes iglesias disfrutan y cuidado con aquellos que predican que son faltas de poder, porque Dios habita en todos lados y su Espíritu da poder, por lo tanto el poder de Dios es igual en una iglesia grande que pequeña... no prediquen mentiras.

¿Qué es una pequeña iglesia? No creo que se trata de números. Creo que se trata de relaciones. Una pequeña iglesia es una iglesia en la que cada miembro puede participar personalmente con todos los demás miembros, no así una grande.

Mi propósito no es abogar por pequeñas iglesias o etiquetar las grandes iglesias como intrínsecamente malas. Ambas tienen sus fortalezas y sus debilidades. Estoy escribiendo para hacer frente a esas insolentes predicas entre hermanos... ese es mi punto: En una iglesia grande la oportunidad es la excelencia, pero el reto es las relaciones. En una pequeña el reto es la excelencia, pero la oportunidad es relaciones.

El hecho de estar en una iglesia pequeña, presenta tantos desafíos como el estar en una grande, claro esta, que estos desafíos se presentan en forma diferente.

Las predicas tendenciosas muchas veces minan el animo de los servidores de Dios, quienes después de todo son humanos y el predicador tendencioso no se da cuenta que esta dividiendo el cuerpo de Cristo haciéndole el trabajo al diablo.

Los servidores de iglesias pequeñas han de esmerarse en ver que el edificio de la iglesia y las instalaciones estén en buen estado y bonito por dentro y por fuera. Pequeño no tiene que significar sucio, desordenado o desorganizado. Limpie el desorden fuera del púlpito. No use su pequeño tamaño como una excusa para la mediocridad. Pequeño puede ser tan bueno como o incluso mejor, que grande. Después de todo, si el 50 a 70 por ciento de las iglesias en la mayoría de las denominaciones son pequeñas, tiene que haber una razón por la que continúan existiendo. La gente debe estar encontrando en estas pequeñas congregaciones un hogar espiritual que satisfaga sus necesidades. Eso es lo que su iglesia no importa cuán pequeña puede hacer para sus miembros.

Una iglesia pequeña debe aprender a reconocer y aprovechar las fortalezas inherentes de ser pequeño. No estoy abogando por un nuevo modelo de iglesia. La idea es motivar a las iglesias pequeñas a ser verdaderamente innovadoras y eficaces, dejar de ver sus recursos en el tamaño y empezar a pensar en ellos como ventajas.

Muchas iglesias pequeñas tratan de operar como grandes iglesias. La idea parece ser que si imitamos lo que las mega-iglesias están haciendo, si lo hacemos como ellos, entonces vamos a crecer como ellos. El problema es, que lo funcional para una gran iglesia puede minar las fortalezas inherentes del ser pequeño; porque si todo lo existente por Dios es creado, entonces ÉL, creo al grande y al pequeño, a cada cual con sus cualidades para la función que Él, quiere que se desarrolle.

Por ejemplo, las investigaciones sugieren que uno de los factores que contribuye a que los jóvenes sean activos en la iglesia son las relaciones intergeneracionales. Los jóvenes que tienen más profundas relaciones con adultos que no son sus padres son mucho más propensos a permanecer en la iglesia pequeña. Las iglesias más pequeñas ofrecen un montón de oportunidades para el desarrollo de estas relaciones intergeneracionales. Pero el sello distintivo de las grandes iglesias son el ministerio segmentado por edad, programas diseñados para separar a los niños de la juventud, los jóvenes de los adultos, los adultos jóvenes de la tercera edad. Cuando las pequeñas iglesias imitan este modelo, socavan su ventaja para fomentar las relaciones intergeneracionales.

Lo que estoy tratando de decir es que las pequeñas iglesias no son eficaces porque son pequeñas. El tamaño no es el problema. El problema es ser una estrella golpeada por las mega-iglesias que no son capaces de reconocer todas las cosas maravillosas que la pequeña iglesia tiene a su favor.

¿Y los creyentes... qué?

Indudablemente que el creyente, es quien en definitiva recibe el impacto de una predica mal sana o devastadora y quien a predicado ha de dar cuentas a Dios tarde o temprano.

Como creyentes, todos tenemos que ser responsables unos a otros por nuestras palabras, nuestros pensamientos, nuestras decisiones y nuestras acciones. No importa el tamaño de la congregación, como creyentes debemos ser capaces de hacer vida en común con todos sus altibajos, sus luchas y celebraciones, preguntas y respuestas, el orden y el caos, esa es la intención de Dios cuando creó el mundo

La mejor manera para que las personas experimenten transformación de su vida es cuando sucede en un entorno de grupo pequeño, porque en este tipo de grupo, su presencia no pasara desapercibida. No puede haber interacción, cuidado, apoyo y rendición de cuentas en un entorno grande.

Al final de todo el creyente debe estar claro que mientras el enemigo busca el poder y el dominio, Cristo, que posee todo el poder, no determina, domina, u obliga sino que “se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. De esta manera, Cristo, la única cabeza de la iglesia, “muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”(Romanos 5:8). Como resultado, el gobierno de amor desinteresado de Dios ha sido claro y supremamente manifestado.

Debido a que Cristo es la única cabeza de la iglesia, nadie más puede ser cabeza de la iglesia. Es decir, la función de cabeza en la iglesia pertenece únicamente a Cristo y no es transferible. Todos aquellos que desean seguir el método de ministerio de Cristo no lo pueden hacer usurpando Su rol de cabeza en la iglesia sino sirviendo a otros en armonía con la “mente de Cristo” y con el gobierno moral del amor de Dios, que nos manda a amarnos los unos con los otros.

Amado creyente o Pastor de una iglesia pequeña, en su tamaño tiene todo lo que necesita para ser utilizado de manera extraordinaria para el Reino de Dios. Su iglesia y Usted no necesitan más recursos o más voluntarios; sólo tiene esforzarse en la imaginación para ver cómo Dios ha equipado a usted de forma única para llevar el evangelio a sus vecinos.

(*) Christian A. Schwarz, nacido en 1960, director del Instituto para el Desarrollo Natural de la Iglesia. Sus libros sobre la teoría y la práctica del iglecrecimiento se han publicado en más de 34 países. Desde 1994 hasta 1996 dirigió el proyecto de investigación más exhaustivo sobre las causas del iglecrecimiento que jamás se ha realizado en la iglesia cristiana... más de 1000 iglesias en los cinco continentes participaron en este estudio. Christian Schwarz estudió teología en Bochum, Bethel, Wuppertal y Maguncia, Alemania, y en Pasadena, California.

No hay comentarios:

Publicar un comentario